En la hípica o en los prados cercanos, nuestros caballos viven en manada y felices.